Luminous Words

El Bebedor de Lágrimas (Romance Paranormal) - Ray Loriga Honestamente, estaba un poco asustada con esta novela: tras leer esa sinopsis tan llamativa (con ese tono teatralmente romántico y ese sutil encanto del amante despechado) y un par de críticas que lo valoraron muy positivamente sabía que tenía que ser mío. Pero fue tenerlo en mis manos y destaparse la caja de Pandora: las críticas negativas salían hasta de debajo de las piedras, una detrás de otra, con notas de hasta uno o dos puntos. Así que, con no demasiada confianza, empecé a leer este libro que prometía ser peculiar... Y así fue.

En El Bebedor de Lágrimas seguimos los pasos de Adela, una tímida jovencita de pueblo que abandona la seguridad - y el tedio de la rutina de un pueblo donde se conocen todos - de su hogar para vivir nuevas experiencias, incluso si eso significa dejar a su familia y a su novio atrás. Y así es como, gracias a una beca, llega a la Universidad de Carnwell dónde,a pesar de las apariencias, las leyendas, los fantasmas y las maldiciones cobran vida.

La característica principal de este libro es su narración: con un estilo muy personal, Ray Loriga logra crear esa atmósfera de leyenda antigua, con una visión sarcástica a la vez que poética de los hechos, demostrando un uso de palabras magistral que recrea unos diálogos interesantes, cargados de ironía y dobles sentidos que se van entendiendo a medida que se va desarrollando la trama. Pero esa espectacular narración es un arma de doble filo: sí, es aquello que hace única la historia, pero a la vez mantiene un tono lejano, formal, que hace que el lector no se sienta cercano ni a los personajes ni a la acción.

Por otro lado, la acción mantiene un ritmo lento, pausado, ya que se da mayor importancia a la reflexión, al desarrollo y profundidad de las distintas facetas de los personajes. A pesar de eso, he disfrutado muchísimo con la lectura, ya que se iba intercalando distintas tramas al mismo tiempo: por un lado, se narra la historia de Adela, su adaptación a la Universidad y su extraña relación con Laura; por otro lado tenemos la historia de Lawrence (El bebedor de lágrimas) y Puck, su colega de correrías; finalmente, tenemos la historia del agente Warden, quien investigará las extrañas muertes que suceden en Carnwell... Ninguna de estas tramas tiene desperdicio alguno y, a pesar de que al principio parece que no tienen nada en común, el nexo que los une se va haciendo más y más claro, con un giro brutal de los acontecimientos en las últimas páginas.

Menos Adela, los personajes me han encantado: Lawrence personifica al típico amante romántico torturado, pero tiene unos diálogos geniales; El Agente Warden y su madre son irrepetibles, profundos y elaborados; Laura es controladora, mentirosa y fascinante; el Gran -jack es... El gran Jack. Adela, por el contrario, es totalmente incoherente con sus actos: se supone que es tímida y reservada, pero no duda en acostarse con dos chicos diferentes a pesar de tener novio en su pueblo, y ese es solo un detalle de las miles de fisuras que tiene su (falta de) personalidad.

Mi parte favorita ha sido, sin duda alguna, el final: es fascinante cómo las distintas tramas de unen en un sangriento e inesperado punto final.

En conclusión: El bebedor de lágrimas no es una novela para todo el mundo. Es única, diferente y algo lenta (probablemente si no fuera porque tiene pocas páginas no se habría aguantado) pero con una historia que vale la pena disfrutar. Eso sí, no sé si leeré las próximas partes porque para mi la historia podría terminarse en ese final, incluso a pesar de que es bastante abierto.

Currently reading

Ender's Game
Orson Scott Card
La bomba número seis y otros relatos
Paolo Bacigalupi, Manuel de los Reyes