Luminous Words

Els dies que ens separen - Laia  Soler 3.5 en realidad.


http://luminous-words.blogspot.com.es/2013/04/resena-los-dias-que-nos-separan.html

Como todos sabréis (y si no, os informo ahora), Los días que nos separan fue el libro ganador del I Premio Literario La Caixa/Plataforma, destinado a los jóvenes escritores entre 14 y 25 años. ¡Y la ganadora resultó ser una de nosotr@s! Una lleidetana llamada Laia Soler que probablemente os sonará por su alter ego Selene, una de las administradoras del blog Alas de papel.

Los días que nos separan ha tenido un éxito masivo tanto en las reseñas de la blogosfera como en Goodreads (dónde tiene una media de 4.59 sobre 5) pero a mi, a pesar de que me enganchó hasta el punto de estar despierta hasta las tres de la mañana, no consiguió cautivarme del todo. Me encontré ante un libro bellamente escrito (porque la pluma de Laia es... Pff... ¿Cómo decirlo? Preciosa. Lírica. Cercana.) y con una historia de amor de esas que te encogen el corazón pero con una ambientación que, en mi humilde opinión, no lograba ser convincente.

"No tiene el tiempo suficientes días para separarnos"


Desde que Abril conoció al misterioso chico de la biblioteca, vive atormentada por una serie de sueños en los que ella se convierte Marina, una joven de origen humilde que vive en la Barcelona del año 1914. ¿Cómo puede ser que sienta esos sueños tan vívidos, tan reales? ¿Cómo puede ser que sienta las sensaciones de Marina como las propias?

Con ese planteamiento tentador, la pluma de Laia Soler nos arrastra a dos épocas totalmente opuestas: mediante capítulos intercalados, pasamos de las vivencias de Abril y su vida normal como universitaria a las de Marina, quien vivirá una tormentosa relación con el hijo de una familia acomodada. Siendo sinceros, estas dos historias me han parecido algo desequilibradas: mientras que la historia de Abril no lograba engancharme, los tira y afloja entre Víctor y Marina, sus relaciones familiares y sus diferentes formas de ver la vida. me conquistaron desde el primer momento. ¡No podía dejar de pensar en qué pasaría en el capítulo siguiente! Cada diálogo, cada escena, cada broma me cautivaba y hacía que viera las facetas de los distintos personajes en todo su esplendor. No sólo la pareja principal destaca por su profundidad, evolución y carisma, si no que todo el resto del elenco (incluida la mala malísima y la cotilla de la portera) poseen ese encanto peculiar.

"Cierro los ojos e imagino que estamos solos, que estamos lejos, que él no es quien es ni yo soy quien soy."


Entonces, pasando al tema peliagudo: la ambientación. Sentí que se me hacía escasa en ambos periodos históricos: tanto el presente como el pasado se desarrollan en Barcelona - una ciudad preciosa para ser el escenario, no me lo podéis negar - pero, incluso aunque yo vivo cerca de ahí, no conseguía imaginarme el decorado. Por un lado, en la historia de Abril sentía que se nombraban calles, intersecciones, plazas y lugares que se daba por supuesto que conocías, de tal manera que ni siquiera podías saber si ese lugar de "reunión" era bullicioso, tranquilo, parte del casco antiguo... Y en los sueños, sentí que no lograban transmitir esa cultura... La diferencia de clases sociales y la necesidad de trabajar mucho por un sueldo mísero estaba clara pero, ¿Y la ropa? ¿Y las calles? ¿Y la forma de hablar? ¿Cómo eran las atracciones en 1914? Todos esos detalles hicieron que leyera los pasajes con cierto sabor agridulce.

"La felicidad de Marina era siempre la suya, pero de algún modo, no podía evitar sentirse apartada, como si ella no tuviera papel alguno en su historia. Sus sentimientos eran tardíos e inútiles. No había lugar para ella en 1915."


Eso sí, tengo que admitirlo: he soltado un torrente de lágrimas considerable por culpa de ese barquito. Fue horrible, un golpe bajo. *llora* Creo que aún no pude recuperarme del trauma.
Por último, me es imposible no recalcar la importancia de la obra de J.M Barrie en Los días que nos separan, sobretodo con los numerosos guiños a Peter Pan que deleitará a todos los fans como yo. Y no sé vosotros, pero yo he ido corriendo a mi librería más cercana a buscar ese volumen de tapas verdes y letras doradas...

Currently reading

Ender's Game
Orson Scott Card
La bomba número seis y otros relatos
Paolo Bacigalupi, Manuel de los Reyes